Lady Gaga Participara En La Pelicula "Machete 2" Como "La Camaleona"

La intérprete de ‘‘Born this way’‘ se une al elenco estelar de la segunda parte de ”Machete’‘; Charlie Sheen, Jessica Alba, Demian Bichir y Sofía Vergara, también participan

A través de Twitter tanto el director de cine, Robert Rodríguez, como la propia Lady Gaga confirmaron que la estrella debutará como actriz en la segunda parte de ”Machete”, protagonizada por Danny Trejo.

Gaga será ”La Camaleón” según lo revela una imagen que Rodríguez posteó en su cuenta personal. ”Acabo de terminar de trabajar con @LadyGaga en MacheteKills, les pateó el trasero a muchos!”.

La rubia después confirmó el mensaje del director. ”Sí, es verdad, voy a hacer mi debut como actriz En MACHETE, estoy emocionada! AH! El rodaje fue una locura”.

En ”Machete Kills” también aparecen Charlie Sheen, Sofía Vergara, Demian Bichir y Michelle Rodr´guez, entre otros

Britney Spears en traje De Baño y Sin Photoshop

Las famosas no son perfectas y han tenido sus tropezones al lucir la sexy prenda de dos piezas. Con el descuido de la dieta, las cirugías plásticas mal realizadas y la falta de ejercicio entre otras cosas, los bikinis no lucen como deberían.

“La princesa del pop”, Britney Spears, luce su sobrepeso en bikini y no es que en esta foto este embarazada, sino que efectivamente, es un poco de grasa extra.

Alejandro Sanz

Alejandro Sanz es uno de los artistas latinos con más éxito a nivel internacional. Ha vendido más de 22 millones de discos durante su carrera y es el artista español que más Premios Grammy’s ha ganado (16 latinos y 3 americanos, el más reciente en febrero de 2011). Cuenta con catorce álbumes publicados (once de estudio, de los cuales, todos han obtenido el disco de Platino).

Comenzó su carrera musical en España en los 90 con un primer trabajo “Viviendo Deprisa”, que se convirtió en el disco más vendido en su año, al que le siguieron otros dos álbumes de gran éxito: Si tú me miras y Alejandro Sanz 3. Fue con su álbum Más, en 1997, con el que alcanzó la fama mundial del que vendió 5 millones de copias, al que le han seguido No es lo mismoEl tren de los momentos y el reciente Paraíso Express, en los que ha realizado importantes colaboraciones con artistas como Shakira, The Corrs o Alicia Keys.

En 2010 comenzó la octava gira internacional en su carrera, Tour Paraíso con la que ha realizado más de 90 conciertos que han disfrutado más de 700.000 espectadores y con la que ha recorrido los principales recintos de Latinoamérica, España y Estados Unidos.

Ese fue un gran año para Alejandro Sanz donde obtuvo los mayores reconocimientos: Paraíso Express, en su primera semana a la venta, entró directo al número 1 en las listas de ventas de España, Argentina, Colombia, Chile y EEUU. Su sencillo, “Looking for Paradise” fue el número uno en las listas de radio. Doble Disco de Platino en España, de Platino en México, Argentina y Chile y el Disco de Oro en Venezuela y Colombia. Ha recibido un reciente Premio Grammy al Mejor Álbum Pop Latino, Premio Grammy Latino al “Mejor álbum pop vocal masculino”, Premio Billboard a Hot Latin Song por el tema “Looking for Paradise”, dos Premios 40 Principales al “Mejor Disco del año” y “Mejor Gira del año”, tres Premios Ondas al “Mejor artista español”, “Mejor álbum” y “Mejor canción” por Looking for Paradise”. Además Alejandro recogió en Washington el Premio Visión que otorga La Casa Blanca por su labor altruista y recogerá en marzo el Premio ASCAP (que otorga la sociedad americana de autores, compositores y editores) en reconocimiento a sus grandes contribuciones a la música latina, un Premio de la Música a la Mejor Gira y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Alejandro Fernández

Nacido en la Ciudad de México en 1971, Alejandro Fernández creció rodeado de la tradición musical de su país. Desde chico aprendió a valorar la lealtad no sólo por la patria sino por sus más antiguas y admirables tradiciones. Dotado de una voz excepcional, el niño parecía elegido para conquistar los escenarios del planeta gracias a su interpretación personalísima de la música mexicana. Pero no siempre fue así. Apenas a los ocho años de edad, al tener su primera oportunidad de actuar frente al público, Alejandro olvidó la letra de una melodía mientras cantaba junto a su padre, el imponente Vicente Fernández, en televisión. No fue una experiencia grata. Alejandro se dedico a otras cosas. Aunque llevaba “la música en las venas”, se alejó de los escenarios. Por años fue sólo “un chavo normal, un poquito introvertido” que optó, ya entrada la adolescencia, por su otro gran amor: la arquitectura. Amaba la universidad y a sus amigos, que aún ahora tienen un papel fundamental en su vida. Pero el destino es el destino. Y el de Alejandro Fernández era la música.La vida tranquila del estudiante de arquitectura cambió para siempre por iniciativa de Vicente Fernández. El padre de Alejandro, siempre atento al notable talento de su “potrillo”, lo invitó a grabar un dueto. Alejandro acababa de cumplir los 21 años de edad cuando el mundo entero escuchó por primera vez esa voz dulce y romántica que lo llevaría al estrellato casi de inmediato.

La canción se llamaba “Amor de los dos”, de Gilberto Parra. Desde el primer par de notas quedó claro de qué estaba hecho aquel muchacho que, después de todo, había nacido para cantar. El dueto de los Fernández fue un éxito rotundo. Sería el principio de una leyenda. Después de aquel debut extraordinario, Alejandro recibió una invitación para grabar su primera producción como solista. El estilo fresco del joven Fernández llevó al disco a los primeros lugares de ventas. El México de principio de los noventa era testigo, así, del surgimiento del siguiente gran charro cantor, heredero de una de las más nobles dinastías de las artes mexicanas. Al poco tiempo, Alejandro decidió dejar de lado la arquitectura de manera definitiva. Grabó “Piel de Niña”, su segunda producción, que se vendió como pan caliente. Pero aquello sería sólo el principio. En 1994, gracias a una canción casi predestinada para su voz, Alejandro se convertiría en el cantante sensación no sólo de su país sino de Hispanoamérica. La melodía, que está ya entre las grandes de la historia de la música mexicana, se llamaba “Como quien pierde una estrella”. De la inspiración de Humberto Estrada, la canción conquistó el favor de los jóvenes mexicanos, quienes redescubrieron la dulzura y la intensidad de la música de su patria. A partir de entonces, Alejandro Fernández sería protagonista de muchas noches de serenatas mexicanas.Pero Alejandro siempre ha estado lleno de sorpresas. Muchos podrían haberse dormido en sus laureles, cómodos por haber encontrado un nicho tan exclusivo como intocable. ¿Quién, después de todo, puede cantar ranchero como Alejandro? Pero un charro no se conforma con lo que tiene. En 1997, Alejandro dio un salto soñado por él y criticado por muchos: complementaría su carrera de ranchero con una producción enfocada a la música pop. En su momento, muchos pensaron que no lo lograría. “Es muy arriesgado”, le dijeron. Pero Alejandro no hizo caso. Obsesivo de la colaboración fructífera, llamó a uno de los grandes de la música en español: el productor Emilio Estefan. De la mano de Estefan, Alejandro rompería una barrera que parecía impensable: la transformación de una voz vernácula en la de un cantante moderno como pocos. “Me Estoy Enamorando” vendería 3 millones de copias alrededor del mundo.

Con su siguiente disco – el emocionante y mexicanísimo “Mi Verdad” – Alejandro ganaría el Grammy Latino de 1998. En el mismo año cantaría en la gala internacional “Christmas in Vienna”, con la participación de Plácido Domingo y la francesa Patricia Kass. La unión de aquellas voces excepcionales arrojaría interpretaciones únicas de villancicos clásicos. Dos años después, Alejandro regresaría al pop con el no menos exitoso “Entre tus brazos”. Para entonces ya se presentaba en sitios vendidos hasta el último asiento. Por aquellas fechas se entregó por entero en el legendario Palacio de Bellas Artes, máximo recinto cultural de su país, con el concierto “Un canto a México”. Aquel homenaje a la música de su patria está todavía en el recuerdo de quienes lo presenciaron. Lo mismo puede decirse de la serie de recitales que, en 2003, emprendieron Alejandro y su padre. La gira “Juntos Por Ultima Vez” tuvo su apoteosis en el Foro Sol de la ciudad de México frente a 60 mil personas con un concierto que, gracias al amor de los Fernández y su público, duró más de 5 horas. Dos años más tarde, Alejandro Fernández tendría la valentía de compartir el escenario con los tres tenores. Y la voz del ídolo mexicano demostró estar a la altura. Frente a 50 mil personas, la voz del charro se adueñó de una atmósfera electrizante.
Pero su éxito histriónico no distrajo al cantante mexicano. En un reconocimiento a un país profundamente cercano a su corazón, Alejandro produjo, en el 2005, un disco en vivo que rompería esquemas. Con 28 músicos en escena en el Palacio de Congresos de Madrid, Alejandro compartió su pasión por la música en español con auténticos monstruos de la música española contemporánea. Desde la dulzura de Amaia, de La Oreja de Van Gogh, con quien Alejandro interpretó en “Me dedique a perderte”, la cantante española Malu en “Contigo Aprendí” o la magia flamenca de Diego “El Cigala”, con quien el mexicano cantó una versión estremecedora de “Como quien pierde una estrella”, “Mexico-Madrid, directo y sin escalas se convertiría de inmediato en parte de la historia musical de nuestros tiempos. Fue, en palabras del propio Alejandro, “un concierto inolvidable, muy íntimo, mágico y especial”.

En los últimos tiempos, Alejandro Fernández le ha cantado a la vida misma. Maduro y lleno de éxito, Fernández es un cantante en plenitud. Y así lo demuestra cuando produce, en el 2007, un disco excepcional. “Viento A Favor” volvió a colocar a Alejandro en la vanguardia musical en habla hispana mediante una atractiva fusión de los dos elementos que, a lo largo de su fructífera carrera, lo han hecho mundialmente conocido: el pop y la música de México, su patria. Esta vez, además, Alejandro se acercó con alegría a los ritmos caribeños, haciendo de “Viento A Favor” un disco con espíritu festivo. Cantándole al amor – a su llegada, a su apogeo y a su pérdida – la voz se sublima. Para entonces, en efecto, el viento soplaba a favor de Alejandro. De ahí que, fiel a su estilo rebelde, Alejandro apuesta, hoy, por la innovación.

En el 2009, con diecisiete millones de copias vendidas internacionalmente y una carrera discográfica consistente, Alejandro Fernández emprende un nuevo camino. Este es, quizá, su proyecto más ambicioso: regalarle a su público dos discos al mismo tiempo, un homenaje simultáneo a las dos caras, ambas indispensables, de Alejandro Fernández. En un lanzamiento histórico e irrepetible, dos discos, dos géneros: “Tradición” y “Evolución” son sus “Dos Mundos”.

En “Tradición”, Alejandro se une con Joan Sebastian para producir un disco divertido, juguetón y sentido, más cercano a Pedro Infante que a Javier Solis. Un disco con el sello inconfundible de Joan, un hombre que lleva, casi de manera mágica, el pulso de las emociones de su pueblo. Alejandro Fernández se da el gusto de divertirse y cantarle al amor y al desamor como nunca lo había hecho: con el ardor festivo de los mexicanos. “Dos Mundos: Tradición” es un disco para bailar, sentir y reír al estilo de un país vivo como pocos. Es, en palabras de Alejandro, “oro molido”.

En “Evolución”, Alejandro hace mancuerna con Aureo Baqueiro y varios de los más extraordinarios cantautores de la lengua española para ofrecer una producción que hace suya la dulzura latinoamericana sin dejar de lado el ritmo y el romance. Su voz y su notable oído musical han dado a luz uno de los discos de pop más atrevidos y auténticos de la historia moderna del idioma español. “Dos Mundos: Evolución” es una fusión perfecta del pop con la música mexicana.

“Dos discos totalmente diferentes” que dejan a Alejandro “emocionadísimo”. Son “Dos Mundos” que se unen en el sentir de un artista de excepción. Y no es para menos. A lo largo de una carrera ilustre, con un sello decididamente charro, romántico y enamorado, Alejandro es un auténtico embajador de su patria. No podría ser de otra manera: el hombre lleva a México en la sangre.

Portar un traje de charro no es para cualquiera. Símbolo del criollo mexicano, el atuendo requiere aplomo, galanura y actitud. Vestir de charro es arroparse con la identidad de un pueblo noble y apasionado, que lo mismo canta su alegría que su dolor. A esa historia pertenece Alejandro Fernández, artista de pura cepa y moderno representante de una herencia de charros cantores, auténticos embajadores de la identidad mexicana, en la que han destacado figuras como Pedro Infante, Jorge Negrete, Javier Solís y Vicente Fernández.

Alberto Barros Biografia

Alberto Barros es uno de los grandes maestros que tienen la capacidad de reinventar los ritmos latinos en la actualidad. Un músico completo, multifacético y creador incansable. Su trabajo ha trascendido desde distintos ámbitos, pues se le ha reconocido tanto como productor musical, compositor, arreglista, trombonista y bajista.

Para llegar a ocupar el sitio que hoy le pertenece, Alberto Barros ha combinado su pasión y originalidad con el trabajo duro, en una apuesta que muchos consideraron arriesgada en un principio, por basarse en las fusiones de sonidos tropicales, con elementos folclóricos como condimento.

Y aunque hay quienes le consideren como el que ha reinventado la salsa colombiana y otros lo visualicen como uno de los mejores exponentes del género, él explica que la música para sí “no es una carrera por conseguir premios o distinciones, sino un arte que ha heredado y que hace con la más completa satisfacción”.

Este barranquillero, hijo del recordado compositor colombiano José Barros, famoso por temas insignes de Colombia como “La Piragua” y “Momposina”, admite que desde muy joven ya “manoseaba” los instrumentos que tenía al alcance en su propio hogar, ya que su hermano mayor pertenecía a una banda y lo invitaba de vez en cuando a que le acompañara en escena a medida que fue aprendiendo a tocar.

“Lo primero que hice, luego de estudiar música por varios años en el conservatorio de la Universidad del Atlántico, y luego armonía y orquestación en la ciudad de Medellín, fue tocar profesionalmente el trombón y hacer arreglos para distintas agrupaciones colombianas, tales como Fruko y sus Tesos, Joe Arroyo, Pacho Galán, Adolfo Echeverría y otras”, narra Barros.

Para entonces, lo suyo era única y exclusivamente la salsa. “Era de los que pensaba que otros géneros como la cumbia no estaban en la jugada, la subestimaba como a todo lo que viniera del folclor. Diez años más tarde, me di cuenta que tenía mucho potencial por explotar en ese ramo”, dice mientras reflexiona.

Descubierto este filón, se decide a renovar su estilo inyectándole un poco de este sabor autóctono a todo cuanto hacía y marcando con un nuevo sello sus producciones.

Su nombre entonces empezó a tomar fuerza y prestigio. Y con el tiempo, se le conocía por dirigir las orquestas que acompañaban a cantantes de la talla de Celia Cruz, Héctor Lavoe, Andy Montañés, Pete “El Conde” Rodríguez, Oscar De León, etc.

Siguiendo los pasos y la inspiración heredada de su talentoso padre, Alberto ha compuesto canciones que le han granjeado fama, tales como “Sobredosis de amor”, “En trance” y “Como duele”.

De igual forma, ha puesto su talento a la orden de exitosos artistas internacionales como compositor, productor, arreglista, bajista o trombonista (Ricky Martin, Obie Bermúdez, Ricardo Arjona, Jennifer López, Patricia Manterola, Frankie Negrón, José Luis Rodríguez “El Puma”, Carlos Vives, Alejandro Fernández, Tito Nieves y Tito Rojas, entre otros), con los que ha obtenido importantes méritos, así como se ha ido granjeado una reputación a pulso de imprimirle calidad a todo lo que toca.

En 2001 fue nominado al GRAMMY® como productor musical en la categoría “Mejor Álbum Tropical”, gracias a la producción “Propuesta”, del Grupo Niche. Tres años después vuelve a ser considerado en estas premiaciones por la placa “Estilo propio”, de Son de Cali, y en el 2005 hace lo propio con “Valió la pena”, de Marc Anthony. Pero este último en particular, el cual resultó vencedor, le hizo brillar de una manera diferente. “Me abrió las puertas del mercado internacional… entiendo que venía haciendo las cosas bien, pero `underground, por lo que esto me catapultó a estar a la vista de grandes productores”, reconoce.

Por su participación como productor, arreglista y trombonista en el álbum titulado “Estilo propio” (2004) del grupo Son de Cali, ganó un Premio Lo Nuestro. Además, ha obtenido más de siete certificaciones GRAMMY® por colaboraciones tanto como productor, arreglista o trombonista, con estrellas como India, Grupo Niche, Bobby Cruz, Luis Enrique y Servando y Florentino.

Pero con todo, Barros además tiene su propia orquesta, Los Titanes, a la cual ha llevado al triunfo grabando más de una docena de álbumes y viajando en gira por Europa, Estados Unidos y América Latina, presentándose en lugares tan emblemáticos como el Zócalo de México, frente a más de 55,000 personas. Con el título “Sin ataduras”, y junto a su agrupación, se hizo acreedor de “El Congo de Oro” en 1982.

“Me enorgullece poder decir que cuento con los mejores salseros colombianos”, apunta. De este grupo sale su apodo artístico, “El Titán de la Salsa”, mismo que le asignó el afamado empresario y productor musical Ralph Mercado.

Hoy, los éxitos de este músico de alto calibre hablan por sí solos. En el 2007, lanza el éxito discográfico “Alberto Barros y su Tributo a la Salsa Colombiana”, con el cual generó más de 200,000 copias. Al siguiente año produce el segundo volumen de este compilado, repitiendo su éxito.

Para el 2009, las ventas corrieron igual suerte y obtuvo Disco de Platino. Un año más tarde publicó la tercera placa de esta magnífica colección que le confirió, además de las distinciones, la admiración del público internacional. A estas alturas, había sumado a su currículo tres Disco de Oro y uno de Platino.

Mayo del 2011, mes en el que sale al mercado las mas reciente producción de Alberto Barros “Tributo a la cumbia Colombiana”  Material que incluye un CD mas DVD; Producción que seguramente también se convertirá en uno de los discos mas vendidos y favoritos dentro de su genero.

Jeyro

Omar Camacho mejor conocido como Jeyro nació en Los Mina, Santo Domingo, Republica Dominicana, un 14 de Mayo. Su grandeza radica en la humildad, la preparación y la experiencia vivida como músico, desde muy pequeñito, componiendo canciones y participando en agrupaciones artísticas hasta lograr su pulimiento con un talento inagotable, carisma, sentimiento y dulzura. Se trata de Jeyro un jovencito que Emigró a los Estados Unidos en el 1999, ala edad de 11 años.

Su perseverancia y pasión lo llevaron a graduarse de piano a los 16 años, y de inmediato empezó a trabajar como músico, compositor y arreglista en estudios de grabaciones de la ciudad de Nueva York, poniendo su talento como arreglista y pianista al servicio de numerosas agrupaciones musicales locales. Años más tarde logra formar su propia banda con la que se presentó en numerosos escenarios de Nueva York y otras ciudades de la región noreste de los Estados Unidos.

Desde temprana edad, Jeyro sintió una gran pasión por la música, y a los 7 años comenzó a tomar clases de piano hasta convertirse en un músico virtuoso, heredando su amor por la música de su padre, quien era instrumentista y cantante de varias agrupaciones que se hicieron popular en los años 80, en la República Dominicana. Luego de pertenecer a diversas agrupaciones musicales y formar su propia orquesta, Jeyro acaba de formalizar un nuevo contrato con la empresa discográfica La Vid Récords, presidida por los jóvenes empresarios dominicanos nacidos en Estados Unidos, Amaury Alonzo y Stalin Almonte. Con esta nueva empresa Jeyro prepara su primera producción musical en el género de la bachata urbana titulada “Mi Mundo” compuesta de diez canciones, y para su debut en la radio internacional ha seleccionado el tema “Mi Mundo”, una extraordinaria bachata que tiene el sonido moderno y el estilo del propio Jeyro.http://www.reverbnation.com/widget_code/html_widget/artist_2100861?widget_id=50&pwcdesign=customized&pwcbackground_color=%23333333&pwcincluded_songs=1&pwcphoto=1%2C0&pwcsize=fit